martes, 23 de octubre de 2012

MOVEMBER!!!

Se acerca el mes de Noviembre, llega Movember, el mes del bigote!! Igual te preguntas qué es eso de Movember...Pues lee con atención, nuestros amigos de Movember te lo explican:

 Cada año, durante el mes de noviembre, Movember pide a los hombres de todo el mundo que se dejen crecer el bigote con el objetivo de recaudar fondos y aumentar la concienciación sobre la salud del hombre, especialmente sobre el cáncer de próstata. Los ‘bigotes Movember’ crecieron por primera vez en Australia en 2003 y, desde entonces, Movember y sus mensajes sobre la salud del hombre se han extendido por todo el mundo. Actualmente, Movember lleva a cabo campañas oficiales en Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Irlanda, EE.UU., Canadá, Sudáfrica, Finlandia, Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Bélgica, República Checa, España, Hong Kong, Singapur, Francia, Alemania, Suecia, Suiza y Austria. Además, el apoyo y participación de Mo Bros y Mo Sistas de todo el mundo han jugado un papel fundamental en el crecimiento de Movember.



Tras registrarse en movember.com, los hombres comienzan el 1 de noviembre totalmente afeitados, y durante el resto del mes se dedican a dejarse crecer y esculpir sus bigotes. Así, con el apoyo de las Mo Sistas (mujeres que los apoyan), los Mo Bros de Movember contribuyen a recaudar fondos solicitando donaciones por su esfuerzos. Al final del mes, para celebrar los esfuerzos realizados y los resultados conseguidos, los Mo Bros y Mo Sistas organizan 'fiestas Movember', y otorgan los prestigiosos títulos de Miss Movember y Man of Movember.

Los Mo Bros están ayudando a cambiar la cara a la salud del hombre convirtiéndose en una ‘valla publicitaria’ durante los 30 días de noviembre. A través de sus acciones y mensajes de sensibilización, los Mo Bros promueven la conversación privada y pública en torno al tema, a menudo ignorado, de la salud de los hombres. Juntos estamos realmente cambiando la cara a la salud del hombre.

Ahora ya sabes qué es el movimiento Movember. En nuestra barbería,como profesionales que nos dedicamos exclusívamente al hombre, somos Mo Fans convencidos. ¿Te apuntas? Puedes ayudar a su difusión dejándote tu bigote y publicándolo en tus redes sociales...Mostachízate!!!!!!!

jueves, 22 de marzo de 2012

Mi "tercer lugar"

 El término "Third Place" (tercer lugar) fue introducido por el sociólogo Ray Oldenburg. Terceros lugares son espacios altamente accesibles en los cuales la gente se puede encontrar e interactuar. Son anclas de la vida comunitaria. Al contrario del primer lugar (la casa) y del segundo lugar (el trabajo), se espera del tercer lugar la diversión, la buena compañía y la conversación en vez de deberes y competencias. Los terceros lugares se frecuentan regular y voluntariamente.
 Se llama “terceros lugares”  a esos sitios donde pasamos ratos prolongados, de tertulia, con gente con la cual tenemos una cierta confianza, en los cuales nos sociabilizamos, y que al final forman parte de nuestro día a día. Estos sitios suelen ser bares, bibliotecas, peluquerías…Aunque el principal motivo que nos lleva a esos sitios suele ser solicitar sus servicios; tomar un café, adquirir un libro, cortarse el pelo…Al final, el tiempo que nos lleva dicho servicio, puede ser menor que el tiempo que hemos estado de conversación con las personas que allí se encuentran.    

                                           (Imagen de la película "Big Brown Eyes")

 En mi caso, mi segundo lugar, es un tercer lugar para mis clientes, lo cual, para mí ha sido fundamental en mi desarrollo como persona. Y más teniendo en cuenta que me he criado en un tercer lugar, la peluquería de mi padre. Lo que me ha aportado, seguramente tiene un valor incalculable. Para empezar, mi madre siempre dice que de pequeño yo era un niño bastante tímido. Aún cuando empezaba a ayudar a mi padre en su peluquería, con 13 años, recuerdo lo que me costaba dar conversación a los clientes. Cualquiera que me conozca, sabrá que hoy en día soy de todo menos tímido. Sin duda, mi trabajo me hizo ser una persona abierta y con facilidad de conversación.
 A parte de lo que ha forjado mi forma de ser o actuar la peluquería como profesión, está lo que te aportan los clientes, uno a uno, cada uno de una madre, cada uno con un estatus social, con un trabajo de lo más diferente. Aprender un poco de cada uno, quedarte con lo que te interesa de cada persona, aprender de sus virtudes y también de los errores que te cuentan que han cometido. De sus experiencias personales, de sus trabajos. Siempre se pone en valor lo que llamamos “La escuela de la vida”. Pues yo diría que la peluquería es un aula en la que me siento un alumno, al cual le van impartiendo clases multitud de maestros día a día.
 Pero, aparte de lo que me ha formado como persona, o de lo que aprendo en mi trabajo, ¿Qué voy a contar de lo bien que me lo paso? Si antes he comentado que los “terceros lugares” son sitios en los que la gente pasa ratos agradables, de conversación, ¿Cuál es el valor de trabajar en un sitio así? Pues sin duda, también incalculable. Pasarte la jornada laboral conversando con gente, de temas que te gustan, o te interesan, ser parte de ese rato agradable de tus clientes, reírte con ellos…
 Y si a todo esto le sumamos la labor creativa, el poder agradar a la gente haciéndolos verse más guapos, sintiéndose más a gusto con su imagen, me lleva a reafirmarme en mi convicción de que ejerzo la profesión que quiero, LA MEJOR PROFESIÓN DEL MUNDO.

lunes, 24 de octubre de 2011

El afeitado perfecto




Todos hemos oído alguna vez eso de “el mejor afeitado es el de la barbería”.Y no le falta razón a ese comentario tan extendido, sobre todo entre nuestros mayores, que son los que acudían a las barberías para afeitarse, algo que hoy en día no se hace tan habitualmente. La falta de tiempo y los nuevos “aperos” de afeitado, muy eficaces y no tan peligrosos como las antiguas navajas, hacen que no necesitemos acudir al barbero para conseguir un buen afeitado.
¿Cuáles son las claves que hacen del afeitado de barbería “el afeitado perfecto”? Principalmente dos. Primero, una cuchilla siempre nueva(o recién afilada, antiguamente),y segundo, el ritual pre-afeitado y post-afeitado que realiza el barbero para preparar la cara antes del afeitado y para repararla después.
¿Qué entiendo yo por un “afeitado perfecto”?, pues el que conjuga el máximo apurado con el menor daño a la piel. Con lo cual descartamos las máquinas eléctricas, poco eficaces en el apurado y muy agresivas con la piel. Por supuesto ofrecen rapidez, algo muy demandado en nuestros días, pero, qué quieren que les diga, yo soy un enamorado de ese ritual tan nuestro, masculino y relajante que es el ponerte delante del espejo y “mimar tu cara” mientras piensas en tus cosas.
A continuación, explicaré los pasos a seguir para conseguir ese “afeitado perfecto”.
1º-Calor: Imprescindible. Ablanda y flexibiliza barba y piel. Se puede conseguir recién salido de la ducha, lavándose la cara con agua caliente o poniendo toallas húmedas en la barba (método utilizado en la barbería).

2º-Lubricación: Útil. Aplicar aceites o cremas que lubrican barba y piel para evitar fricciones que castigan la piel.

3º-Masaje pre-afeitado: Imprescindible. Espuma, gel o crema. A gusto de cada uno. Mínimo 3 minutos de masaje. Los barberos utilizamos cremas con brocha. La brocha proporciona un masaje perfecto. Súper agradable y efectivo, hace penetrar la crema hasta la raíz de la barba. Además no nos manchamos las manos. Las hay de  diferentes tipo de pelos, por este orden de mejor a peor calidad: Tejón, caballo, cerdo y sintéticas.

4º-Afeitado. Existen cuchillas de diferentes tipos y marcas, a gusto de cada uno, siendo lo más importante que las hojas estén lo más nuevas posible. Cada barba, dependiendo de la cantidad y dureza, dictaminará los usos de la cuchilla. En la barbería, por supuesto, se cambia con cada cliente. Si la piel está bien preparada, admitirá dos, incluso tres pasadas.

5º-Reparación: Imprescindible. Aclarar la cara con agua fría para calmar la piel y eliminar los restos de crema. Se pueden aplicar lociones astringentes para cicatrizar y desinfectar. Por último, siempre daremos un bálsamo o crema hidratante, antiinflamatoria, llamados after-shave, imprescindibles para reparar el castigo sufrido durante el afeitado.

Hay muchas maneras de afeitarse, pero, os aseguro que esta es la mejor manera de cuidar nuestra piel y obtener un apurado máximo. Si deseas comprobar  como se realizan estos pasos o, simplemente deseas darte el capricho de afeitarte en la barbería, no dudes en pedírmelo, disfrutarás de un relajante afeitado tradicional de barbero.

lunes, 10 de octubre de 2011

Así somos.

Ante todo,muchas gracias por tomaros la molestia de visitar nuestro blog. Espero que sea de vuestro agrado, que os entretenga y, de paso que os sepamos contar lo mejor posible nuestra filosofía de trabajo y lo que ofrecemos en nuestra peluquería. Para eso lo hemos creado, para mantener informado de nuestra actualidad a nuestros clientes, y para darnos a conocer entre los que no lo son.
Como podeis ver, nuestra peluquería es un espacio dedicado 100% al hombre.Eso es lo que yo llevo haciendo desde que tengo 14 años, cuando, todavía estudiando, acudía los fines de semana a ayudar a mi padre en su peluquería y empezaba a lavar cabezas,marcar patillas y peinar a los clientes.
Ya en aquellos momentos, tenía claro que lo mío era la peluquería de caballeros, seducido seguramente por el ambiente que encontraba entre los sillones de la peluquería; las conversaciones de actualidad, el constante sonido de las tijeras y maquinillas,la relación cliente-peluquero, y la labor creativa de mi padre, dejando siempre "perfecto" (una obsesión para él) el trabajo que realizaba al cliente.
Estamos convencidos de que el hombre necesita de un espacio excusivo, en el que sienta que todo lo que se hace y ofrece en ese sitio está pensado para él. Creemos que está tan dispuesto a que le cuiden como la mujer y, necesita que se le ofrezcan una amplia gama de servicios que pueda aprovechar.
Por eso, a parte de la peluquería y barbería, en nuestro salón ofrecemos una serie de servicios de estética, como tratamientos faciales, depilación o manicura. Habrá quien piense que esto es una moda actual, ligada a la llamada "metrosexualidad". Nada mas equivocado, puesto que ya en las antiguas barberías, en las más lujosas claro, los clientes se hacían la manicura, servicio que realizaba una señorita, normalmente mientras el barbero cortaba el cabello.
Esa es nuestra manera de ver la peluquería masculina. Queremos hacer de  nuestro salón un espacio en el que nuestros clientes entren con toda la confianza, que se sientan en un ambiente familiar al que puedan acudir a "ponerse guapos", en el que puedan encontrar todo lo que demanden para su imagen, sabiendo que aquí se trabaja para ofrecerles lo mejor.